FOTO DEL DÍA

Un incendio destruyó la ciudad de Vancouver en 1886

Las llamas fueron apagadas en a penas 45 minutos, pero la localidad quedó totalmente arrasada

Más de 1.000 edificios de madera quedaron completamente calcinados tras el incendio
Más de 1.000 edificios de madera quedaron completamente calcinados tras el incendio
Un incendio destruyó la ciudad de Vancouver en 1886

Era el 13 de junio de 1886 cuando al oeste de la ciudad de Vancouver se estaban llevando a cabo trabajos de limpieza del campo. Para ello habían prendido fuego a unos restos de maleza y tras una explosión fortuita, el fuego empezó a propagarse con rapidez debido a los fuertes vientos y se acercó hasta la localidad de forma violenta.

Trabajos de limpieza del campo días antes del incendioTrabajos de limpieza de los campos cercanos a Vancouver días antes del incendio

En apenas una hora las llamas estaban controladas pero tras de sí dejaron más de 1.000 edificios de madera completamente calcinados, lo que supuso casi todos los de la ciudad. Los únicos que se mantuvieron en pie fueron los de piedra, que no superaban la media docena. Los habitantes de Vancouver pudieron salvar sus vidas subiéndose a botes y metiéndose en el mar para escapar de las llamas o simplemente saltando a las agua del fiordo costero de Burrard Inlet, donde fueron rescatados por las canoas pertenecientes a la zona de Nación Squamish.

Archivos de la ciudad de Vancouver. Boceto de JS Matthews, archivista de Vancouver.

El día después del incendio los ciudadanos volvieron a la costa y empezaron los trabajos de reconstrucción. Se colocó una especie de tienda de campaña a modo de un improvisado ayuntamiento en medio de la calle, para organizar las labores de reconstrucción y uno de los primeros edificios que se volvió a levantar después del incendio fue el Hotel Tremont, que comenzó a estar activo en pocos mese . Después del gran incendio, Vancouver sufrió una importante transformación, la más notable fue la de la reserva militar de la ciudad que pasó a convertirse en el famoso Parque Stanley.

Comentarios