Nelson Mandela fue investido en el cargo de Presidente de Sudáfrica el 10 de mayo de 1994

Nelson Mandela fue investido en el cargo de Presidente de Sudáfrica el 10 de mayo de 1994

Nelson Mandela luchó durante toda su vida contra el apartheid, o sistema de segregación racial que existió en Sudáfrica y Namibia hasta el año 1992 y fue un gran activista contra las injusticias de su país, algo que le costó 27 años de cárcel. Detenido en varias ocasiones y acusado de alta traición por organizar manifestaciones y boicots contra la República Sudafricana, siempre fue absuelto por falta de pruebas. En 1990 el Presidente, Freedrik De Klerk decidió ceder ante las afirmaciones que lo acusaban de segregación racial y legalizó el Congreso Nacional Africano, del que Mandela era presidente. Además puso en libertad a el activista y lo invitó a ser el interlocutor para negociar el desmantelamiento del aparthei. En 1993 el proceso de negociación terminó con éxito y Sudáfrica empezó su transición a una democracia multirracial. Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993 por su labor en la transición a una democracia multirracial en Sudáfrica. Fuente: Biografías y vidas Tan solo cuatro años después de salir de la cárcel, Mandela se presentó a las elecciones con su partido en 1994, defendiendo la ideología del socialismo africano, nacionalista, antirracista y antiimperialista. Ese mismo año, fue elegido en las urnas como el presidente de Sudáfrica con un 60% de los votos y su discurso de investidura lo pronunció el día 10 de mayo de ese mismo año. Entre otras cosas, en él alabó a las fuerzas de seguridad del país como ayuda importante para que se llevara a cabo la transición y también quiso trasmitir a todo el mundo un mensaje de esperanza para que la gente confiara en la “libertad recién nacida”.

Comentarios