83 años de la muerte física de Gramsci (sus ideas siguen vivas)

El 27 de abril de 1937 moría Antonio Gramsci. Siempre es importante recordar sus sabias palabras, pero quizás más todavía durante este confinamiento: "Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia. Agítense, porque necesitaremos de todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza". 
83 años de la muerte física de Gramsci (sus ideas siguen vivas)

Se cumplen hoy 83 años de la partida física del filósofo, teórico marxista, político, sociólogo y periodista italiano, Antonio Gramsci. Escribió sobre teoría política, sociología, antropología y lingüística, siendo uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano. Fue encarcelado bajo el régimen fascista de Benito Mussolini. En su juicio, el fiscal declaró que debían “detener el funcionamiento de este cerebro”. La sentencia fue de cinco años de reclusión en la isla de Ustica y al año siguiente recibió una sentencia de 20 años de prisión en Turi. Consiguieron enjaular su cuerpo, pero no su cerebro. 

Su ideología de base marxista y sus propias ideas quedaron inmortalizadas en las múltiples obras, ensayos y artículos que escribió en vida, convirtiéndose con el tiempo en toda una referencia dentro de la ideología comunista. Os dejamos con algunas de sus frases célebres

  • El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos.
  • Los diarios son dispositivos ideológicos cuya función es transformar una verdad de clase en un sentido común, asimilada por las otras clases como verdad colectiva, es decir, tiene un papel cultural de propagar la ideología. Implica ética, pero la ética tampoco es inocente: es ética de clase.
  • Es demasiado fácil ser original limitándose simplemente a hacer lo contrario de lo que hacen los demás; esto es sólo mecánica. Lo que es de verdad difícil es insistir en la disciplina y la socialidad, y seguir profesando la sinceridad, la espontaneidad, la originalidad y la personalidad.
  • En la devaluación del pasado, hay implícita una justificación de la nulidad del presente.
  • Somos creadores de nosotros mismos, de nuestra vida, de nuestro destino y queremos saberlo hoy, en las condiciones actuales, en la vida actual y no sólo cualquier vida y ningún hombre.
  • El estado es la organización económica y política de la clase burguesa. El estado es la clase burguesa en su fortaleza concreta actual.
  • La indiferencia actúa poderosamente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa.
  • El tiempo es lo más importante: es un simple sinónimo de la vida misma.
  • Las ideas son excelentes en la medida que sean realizables.
  • Hay dos tipos de políticos: los que luchan por la consolidación de la distancia entre gobernantes y gobernados y los que luchan por superar esta distancia.
  • Decir la verdad es siempre revolucionario.
  • El hombre es creación histórica, expresión de las relaciones entre la voluntad humana y la estructura económica de la sociedad. La escuela o, más genéricamente, la educación desempeña una función muy importante en el desarrollo de esas relaciones al asegurar la transmisión del acervo cultural de una a otra generación.
  • La conquista del poder cultural es previa a la del poder político y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados orgánicos infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios.
  • El contenido de la prensa está influenciado por una idea: el servicio de la clase dominante, lo que inevitablemente se traduce en una cosa: luchar contra la clase trabajadora. De hecho, del primer al último renglón, el periódico burgués adopta y revela esta preocupación.
  • Lo que se llama opinión pública está estrechamente vinculado con la hegemonía política, o sea que es el punto de contacto entre la sociedad civil y la sociedad política, entre el consenso y la fuerza. El Estado, cuando quiere iniciar una acción poco popular, crea preventivamente la opinión pública adecuada, esto es, organiza y centraliza ciertos elementos de la sociedad civil.
Comentarios