La tierra se calienta, el ser humano se enfría

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Stanford indica que nuestra temperatura corporal ha bajado desde el siglo XIX. Durante mucho tiempo, los 37ºC se han utilizado como medida de la salud humana para establecer la temperatura corporal normal. Sin embargo, esta reciente investigación señala que podríamos habernos vuelto más fríos.
La tierra se calienta, el ser humano se enfría

En 1851, el médico alemán Carl August Wunderlich registró la temperatura de 25.000 pacientes, estableciendo el estándar para la temperatura óptima del cuerpo humano en 37 grados centígrados. A pesar de que Wunderlich utilizó herramientas de medición muy sofisticadas para su tiempo, la exactitud de los termómetros ha mejorado en estos 170 años, por lo que ahora la cifra es más precisa, en concreto 36,8°C . Sin embargo, hace tiempo que se sospecha que esta cifra necesitaba un ajuste. Ahora una nueva investigación dirigida por la Universidad de Stanford sugiere que nuestra temperatura corporal ha bajado desde el siglo XIX, y no debido a una variación está relacionada con los dispositivos de medición utilizados, sino con el hecho de que el cuerpo humano se ha vuelto más frío en los últimos siglos.

Nuestra temperatura no es lo que la gente piensa que es. Lo que todos han aprendido es que nuestra temperatura normal es de 37 grados, está mal - Julie Parsonnet, investigadora de la Universidad de Stanford 

Desde entonces ha habido muchos estudios críticos con la medición de Wunderlich. Sin embargo, Parsonnet y sus colegas se hicieron una pregunta diferente: ¿las diferencias en las mediciones se deben a una tecnología mejorada o realmente reflejan cambios en nuestra fisiología?

temperatura-corporal-2

Para averiguarlo, los investigadores buscaron en los registros médicos de casi 24,000 veteranos del Ejército de la Unión después de la Guerra Civil de los EE.UU. Esos datos se compararon con casi 15.000 registros de una encuesta nacional de salud de principios de la década de 1970 y otros 150.000 registros de una plataforma de datos clínicos de Stanford correspondiente a principios de la década de 2000. En total, el equipo tenía detalles de más de medio millón de mediciones individuales de temperatura.

El resultado fue deslumbrante. De hecho, hubo una diferencia clara y significativa con el tiempo. Las temperaturas entre los que vivieron a fines del siglo XIX fueron ligeramente más cálidas. Los hombres nacidos en la década de 2000, por ejemplo, tenían 0,59ºC menos que los nacidos a principios de 1800, lo que representa una disminución constante de 0,03ºC por década. La caída fue similar para las mujeres, con una caída de 0,32 grados Celsius desde la década de 1890.

Con la diferencia confirmada, el equipo dirigió su atención a las diferencias dentro de cada grupo, suponiendo que cada uno midió la temperatura con instrumentos de precisión más o menos similares. A lo largo de las décadas cubiertas por los miles de registros de veteranos de la Guerra Civil , vieron una disminución gradual que coincidió con la tendencia basada en sus comparaciones originales. Dado que es poco probable que la tecnología o los métodos del termómetro evolucionen a un ritmo que explique esta caída constante , podemos preguntarnos si algo sobre nuestros propios cuerpos, o nuestro medio ambiente, ha causado que caigan temperaturas saludables en los últimos siglos.

El entorno en el que vivimos ha cambiado, incluida la temperatura en nuestros hogares , nuestro contacto con microorganismos y los alimentos a los que tenemos acceso. Todas estas cosas significan que, aunque pensamos en los seres humanos como monomórficos y constantes para toda la evolución humana, no somos lo mismo. En realidad estamos cambiando fisiológicamente  -Julie Parsonnet, investigadora de la Universidad de Stanford

Comentarios