¡VIVA HITLER!

¿Se imaginan un titular así en Alemania? ¿O en cualquier otra parte del mundo? Lo más probable es que no. Sin embargo en España es algo habitual esto de ensalzar públicamente el fascismo. Hemos visto diversos ejemplos durante este puente de la Hispanidad, donde se han producido multitud de patéticos capítulos de enaltecimiento del fascismo en sus más variadas versiones, y sin que a día de hoy tengamos constancia de ninguna detención, multa ni investigación por parte del Gobierno. Muy al contrario, las fuerzas de seguridad del Estado se dedicaron a escoltar por ejemplo en Valencia una "marcha de antorchas" de un grupo neonazi.
¡VIVA HITLER!
Empezó con fuerza este puente de la Hispanidad para los más nostálgicos preconstitucionalistas. Ya el viernes 9 de octubre en el madrileño barrio de Salamanca se juntó un considerable número de cayetanos para protestar contra el Gobierno por su decisión de declarar el estado de alarma en Madrid. Un programa de Cuatro se acercó para servir de altavoz de estos pobres marginados sociales, y encontró unas declaraciones directas y sin ambages que podrían servir como resumen del pensamiento de más de uno de los presentes. Sin contemplaciones, uno de los manifestantes se dirigió al periodista para declarar: "¡Puto demócrata de mierda! ¡Viva Hitler! ¡VIVA HITLER!".

El sábado asistimos a otro bonito acto, esta vez protagonizada por toda una diputada del Congreso, quien no dudó en posar sonriente frente a la estatua vandalizada de Largo Caballero en Madrid. Como sabréis, hace dos semanas el Ayuntamiento de Madrid (Cs, PP y Vox) decidió retirar los nombres de la avenida Francisco Largo Caballero y del bulevar Indalecio Prieto en un bochornoso intento de comparar a los golpistas fascistas con el gobierno legítimo de la II República. El Ayuntamiento quiere además eliminar las estatuas erigidas en Nuevos Ministerios en su memoria, que el sábado aparecieron con las pintadas de 'Asesino' y 'Rojos no'. Pues bien, a la diputada Macarena Olona no se le ocurrió una idea más molona que hacerse una fotografía sonriendo y un cartel de "Gobierno dimisión". 

Esta técnica de confrontación continua, incitación al odio, búsqueda de culpables externos y fervor patriótico no es nueva. Es la que llevó a Hitler a ser legítimo presidente de Alemania, y a VOX a conseguir sus escaños. Viendo el éxito, y la tibieza en la respuesta de la sociedad, hace que vayan subiendo la apuesta, hasta límites como pedir abiertamente golpes de Estado o permitirse amenazar al Gobierno. Como ejemplo, sigamos con el caso de Largo Caballero:

Ej_NNOeXYAALXHy

Pero como es lógico, el mayor momento de fervor patriótico lo vivimos ayer lunes. Parece que el 12 de Octubre se está convirtiendo en una especie de festividad neonazi, un happy hour fascista con 2x1 en odio donde todo está permitido. El mejor ejemplo de esta deriva social hacia el abismo se vivió en Valencia, donde se pudo presenciar una preciosa marcha de antorchas que recordaba a los mejores momentos del Berlín de 1933. Ataviados con banderas franquistas y todo tipo de simbología fascista, antorchas, tambores y música de Wagner, los asistentes recorrieron el barrio escoltados por la Policía.

Al mismo tiempo que en Grecia el partido neonazi Amanecer Dorado ha sido condenado y declarado una organización criminal, en España tenemos a 52 diputados de extrema derecha en el Congreso, y en una ciudad española se hace una marcha de antorchas con simbología nazi y protegidos por las fuerzas del orden, que incluso mantuvieron cerradas las entradas y salidas del barrio donde se celebraba el acto, denegando el paso a nadie que no fuera residente de la zona para que el grupo de neonazis pudiera expresar su ideología con total seguridad. ¿Qué puede salir mal?

Otro de los momentos grandes de esta festividad neonazi del 12 de octubre se vivió en Barcelona, donde poco más de un centenar de personas han acudido a la ofrenda que Vox ha organizó en el monumento de Colón de Barcelona con motivo del Día de la Hispanidad, fiesta nacional del Estado español. Su fiesta de la democracia terminó del siguiente modo: 

Y como no podía ser de otro modo, en Madrid también se pudieron ver multitud de banderas franquistas en diversos actos. El siguiente vídeo es una preciosa metáfora de la España profunda, esa que abraza con amor la bandera del pollo, mientras es escondida y protegida por una bandera "constitucional": 

Mientras estos gravísimos hechos sucedían, hemos asistido a otro patético capítulo de blanqueamiento del fascismo por parte de los medios de comunicación estatales, a los que ya se les terminan los circunloquios y malabares lingüísticos para evitar llamar a las cosas por su nombre. Nos ha hecho especial gracia el nuevo término con el que el ABC define a los fascistas: "grupos identitarios". 

ABC2

Lo cierto es que no existen indicios de que los movimientos neonazis estén creciendo en número o fuerza en el Estado español. Al contrario, los movimientos antifascistas son los que están aumentando en actividad y fuerza para frenar a estos descerebrados del siglo XXI, que sienten amenazado su estilo de vida ante un Gobierno "progresista". Como se suele decir, estos fascistas modernos antes estaban ocultos en el PP, y con VOX han comenzado a soltarse la melena, ante la pasividad de la Justicia, los medios de comunicación y gran parte de la sociedad, que continúa haciendo la vista gorda ante las travesuras de estos "nostálgicos". No nos confundamos y mantengámonos alerta: al fascismo no se le discute, se le destruye. 

Comentarios