Villarejo y la extrema derecha acaban con el fiscal Ignacio Stampa

El fiscal Ignacio Stampa se ve obligado a abandonar el caso Tándem tras más de tres años de investigación y la apertura de una treintena de piezas separadas. Stampa, que junto a Miguel Serrano investigaba el mayor entramado de corrupción política, policial y empresarial de la actual etapa democrática, ha sido derribado por el acoso del excomisario José Manuel Villarejo, encarcelado desde noviembre de 2017, y por la extrema derecha. La operación para derribar a Ignacio Stampa responde a intereses políticos y económicos, ya que lideraba junto a Serrano la gran causa contra la corrupción política, policial y empresarial en España e iban consiguiendo poner cara y apellidos a los ejecutores y beneficiaros de ese “clan mafioso”.

Villarejo y la extrema derecha acaban con el fiscal Ignacio Stampa

El Consejo Fiscal le ha retirado su confianza, al no obtener ningún voto favorable, y por tanto la fiscal general, Dolores Delgado, no le ha otorgado la plaza fija a la que optaba en Anticorrupción para seguir haciéndose cargo de una macrocausa que cuenta con decenas de imputados.

Ignacio Stampa, un fiscal «incómodo»

Gracias al trabajo de Stampa y Serrano se ha logrado que se abriesen piezas separadas sobre los trabajos de espionaje que Villarejo habría llevado a cabo para grandes empresas como BBVA, Iberdrola o Mutua Madrileña que reportaron al comisario grandes sumas de dinero, tanto en su etapa en la Policía Nacional como ya fuera del Cuerpo, así como particulares.

La banca española se libra de dos de sus mayores azotes en una semana. Las grandes entidades del país ya no se tendrán que enfrentar con el fiscal Ignacio Stampa, que había puesto contras las cuerdas a BBVA en los últimos dos años dentro del caso Villarejo, y a Juan Manuel Vega, ex director general del Sepblac (Servicio Ejecutivo de esta Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales), que en los últimos siete años había convertido el organismo en un auténtico dolor de cabeza para el sector financiero - Jorge Zuloaga, El Confidencial

Empresarios, banqueros, ministros, jefes de la llamada policía patriótica, líderes políticos de la derecha y de la izquierda fueron señalados por Stampa. Hasta el rey Juan Carlos forma parte de la nómina de sospechosos, pero se libra gracias a su polémica inviolabilidad por haber sido jefe del Estado.

El caso Tándem pierde a uno de sus instructores, pero Serrano continuará al frente de la investigación, tal y como han confirmado desde Anticorrupción.

Vox e Ignacio Stampa

Desde hace aproximadamente un año, Stampa ha sido acusado por diferentes motivos por Vox, una periodista canaria, un veterano fiscal (que se desdijo), y de ex abogado de Podemos llamado José Manuel Calvente. Este último fue el primero en disparar sospechas contra Stampa tras ser despedido del equipo jurídico de Podemos por el supuesto acoso a una compañera, la abogada Mar Flor.

Calvente se defendió acusando a la letrada de mantener relaciones con el fiscal Stampa, sin ninguna prueba, y señalando que de estas relaciones se estaría beneficiando Podemos por tener acceso a detalles de un sumario declarado secreto. El partido ultraderechista Vox, el comisario Villarejo, la periodista canaria María Montero y el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, aprovecharon esta información para intervenir en el fuego cruzado contra Stampa.

Todo ello ha logrado un ambiente que ha golpeado a Stampa. Las denuncias van cayendo en la Audiencia Nacional, la Fiscalía General del Estado o el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sin profundidad alguna, pero arrastrando el nombre de Ignacio Stampa por el fango mediático.

Mientras el nombre de Stampa se arrastra, el sumario avanza amenazando a un centenar de imputados. Los dos fiscales iban cerrando su trabajo en piezas menores con peticiones de cárcel para pequeños y medianos empresarios que han contratado a Villarejo.

Fuente: SR  // Más Info: ElPaís - EC

Comentarios