Suiza y su pasado esclavista

Suiza nunca tuvo colonias, pero sí tiene un pasado colonialista. El país participó en el comercio de esclavos efectuando inversiones en buques que llevaron a más de 170.000 africanos al continente americano. Además, personajes históricos y populares como Alfred Escher, el padre fundador de la Suiza moderna, también participaron en el comercio de esclavos.
Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay
Suiza y su pasado esclavista

Suiza es una de las joyas del capitalismo mundial a través de sus bancos, instituciones que se han centrado desde su fundación en el comercio internacional y en la acumulación del capital. Estamos ante un país que, como mecanismo de garantía de la integridad de su territorio, es neutral desde el 20 de noviembre de 1815 y que tiene como único aliado a las divisas.  

No obstante, ciertos datos oscuros sobre su pasado demuestran que participó en el comercio de esclavos, un hecho que genera malestar en una parte de la sociedad. Y es que, los vientos del cambio también agitan a Suiza, un país donde miles de personas salieron a la calle por el asesinato de George Floyd y siguen defendiendo que el país no debe cerrar los ojos ante su pasado colonialista.  

Un pasado oscuro

Hubo un momento donde la ciudad de Berna era la mayor accionista de la empresa británica de comercio de esclavos South Sea Company. Zurich también tenía acciones en South Sea Company, y participó económicamente en la deportación de más de 35.000 personas.

A través del sector textil, que fue esencial para la industrialización del país, Suiza estuvo muy vinculado a la "trata de esclavos triangular". "Mediante la producción de telas de algodón pintadas, conocidas como indiennes, el país fue proveedor del comercio de esclavos transatlántico", afirma el historiador Marcel Brengrad. "Las telas indiennes se vendían en África Occidental y el dinero que se obtenía de su venta se utilizaba para comprar esclavos", subraya.

Para Brengrad, es "especialmente sorprendente" la forma en que los ciudadanos suizos participaron en el comercio transatlántico.

Los suizos estuvieron en contacto con la esclavitud de muchas formas diferentes. Encontramos soldados que trabajaron activamente en los barcos de la trata de esclavos, hubo ciudadanos que tenían plantaciones, funcionarios públicos, sacerdotes e incluso un capitán en la guerra civil estadounidense. Algunos hombres que se hicieron ricos con el comercio atlántico se llevaron a sus esclavos consigo cuando regresaron a Suiza. Solo conocemos los casos que fueron documentados porque el esclavo pasó por algún proceso administrativo, como por ejemplo un tema legal o un bautizo - Marcel Brengard

En 2019, el historiador y activista Hans Fässler fundó Scores, el Comité Suizo sobre Reparaciones por Esclavitud. Ha trabajado para que Suiza sea incluida en la lista de países de la Comisión de Reparaciones de Caricom que deberían pagar compensaciones por la esclavitud. “Suiza formó parte del sistema de esclavitud transatlántica y les debemos reparaciones a los descendientes de esas víctimas”, dice.

También ha intentado que los bancos suizos se atengan a la legislación estadounidense de revelación de vínculos con la esclavitud. Sin embargo, aclara que "la participación de los bancos suizos no es comparable a la de los bancos estadounidenses, en los que los esclavos eran considerados bienes y eran aceptados como garantía de préstamos". "La participación de Suiza en la esclavitud fue, sobre todo, a través de individuos, comerciantes o banqueros", afirma.

El efecto "Black Lives Matter"

Fässler, quien ha tenido un papel fundamental en los esfuerzos del país por contar su pasado, menciona: "Incluso los historiadores dirían, ¿Qué? ¿Suiza? ¿Esclavitud? ¡No!". Al respecto, subraya que en la última década ha habido una compresión cada vez mayor del pasado colonialista del país neutral.

"Este proceso está relacionado con una nueva generación de historiadores y una serie de publicaciones que han puesto el tema en la agenda de las universidades", afirma Fässler. Además, también apunta al impacto que han tenido las protestas por el asesinato de George Floyd en potenciar la conciencia sobre el pasado colonial de Suiza. "Black Lives Matter le dio mayor impulso a todo", subraya.

Al respecto, este verano, miles de personas se manifestaron en toda Suiza en solidaridad con el movimiento Black Lives Matter de Estados Unidos y para protestar contra el racismo existente actualmente en el país. "En Suiza existe mucho racismo institucional encubierto", afirmó la estudiante de doctorado Yuvviki Dioh en un discurso efectuado en la manifestación de Zurich a la que asistieron más de 10.000 personas. Añadió que las personas de color se enfrentan a "distintas formas de discriminación" en la sociedad suiza, desde estereotipos negativos en sus vidas cotidianas hasta ser víctimas de los grupos de extrema derecha.   

Dioh pertenece a BIPOC.WOC, una organización que lucha contra el racismo en Suiza. Mediante este grupo, ha participado en conversaciones con el ayuntamiento de Zurich sobre formas en que la ciudad podría gestionar lo que queda de su pasado colonial. “La vida pública tiene que ser un espacio inclusivo, pero a muchas personas de color se nos recuerda constantemente cuál es el valor que tenemos dentro de la sociedad”, dice.

Corine Mauch, la alcaldesa de Zurich, afirmó que es importante que se aborden "de forma abierta" los vínculos de Zurich con la esclavitud. "Ahora la ciudad quiere analizar cómo puede visibilizarse el tema en espacios públicos, de una forma apropiada. El colonialismo forma parte de nuestro pasado, aunque no hayamos tenido colonias. No debemos cerrar los ojos ante este hecho”.

Fuente: ElDiario.es

 

Comentarios