La rebelión por el clima ha comenzado

Si la semana pasada eran los jóvenes de Fridays for Future los que organizaron protestas y manifestaciones por todo el mundo, hoy comienza oficialmente la segunda Rebelión Internacional. Los organizadores son diversos grupos de activistas medioambientales que han realizado una acción conjunta a nivel global para exigir medidas concretas a los gobiernos para atajar la crisis climática. 
La rebelión por el clima ha comenzado

Extinction Rebellion es el nombre del colectivo detrás de esta rebelión por el clima. Se trata de un movimiento de desobediencia civil nacido en 2018 en el Reino Unido, y cuyas acciones están basadas en cortes de tráfico, acampadas y representaciones artísticas reivindicativas principalmente. Este movimiento está inspirado en la estrategia de lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos en los años 60, y ya se ha extendido a través de las redes sociales, contando a día de hoy con 500 grupos en 72 países.

Durante las dos próximas semanas escucharemos mucho acerca de este movimiento, puesto que hay programadas idénticas acciones de “rebelión” en unas 60 ciudades. En Londres, los organizadores esperan reunir de 20.000 a 30.000 personas durante dos semanas para participar en las diferentes acciones de bloqueo alrededor de Westminster, donde se concentran los centros de energía.

rebelion-clima

A pesar de que desde ciertos sectores se les califica como "extrema izquierda" o "activistas radicales", el colectivo se aleja de cualquier etiqueta política:

No estamos aquí por hobby pero nuestras vidas están en juego. Como ciudadanos de a pie, la participación masiva en actos de desobediencia civil es lo único que tenemos a nuestro alcance para cambiar las cosas, únete (...) Estamos convencidos de que la desobediencia civil y la acción directa no violenta es un derecho de la ciudadanía como herramienta de lucha social y ambiental y que en ningún caso hemos de pedir disculpas ni excusas a las fuerzas del estado por realizar estas actuaciones - Extinction Rebellion

Todas las acciones convocadas están planteadas con un claro carácter reivindicativo, festivo y pacífico, haciendo uso del espacio público para ejercer la libertad de expresión y la lucha por la defensa del futuro del planeta. Los organizadores buscan así hacer una llamada de atención al resto de la ciudadanía para que se sume y participe a la defensa democrática de del medio ambiente.

Los demandas principales de estos colectivos son claras:

  1. Declaración de emergencia climática. Que se declare la emergencia climática pero de forma efectiva, con políticas acordes a lo marcado por la ciencia y recursos económicos suficientes para abordarlas.
  2. Verdad. Que se diga la verdad a la ciudadanía respecto a la crítica situación climática y ecológica que vive el planeta y la responsabilidad del crecimiento económico en la degradación ecológica actual.
  3. Actuación inmediata. Reducciones drásticas de emisiones en el menor tiempo posible, en línea con lo planteado por la comunidad científica.
  4. Democracia real. Puesta en marcha de instrumentos ciudadanos participativos de supervisión y garantía del cumplimiento de las medidas.
  5. Justicia climática. Que la justicia climática se ponga en el centro de toda acción, para evitar que los que menos han contribuido al problema y los sectores más vulnerables sean los que más sufran los efectos.

En Madrid, las acciones comenzaron con el bloqueo del puente de Raimundo Fernández Villaverde, que se consiguió paralizar durante unas tres horas, hasta que alrededor de las 12.00 fueron desalojados por los agentes de los cuerpos de seguridad del Estado. El bloqueo se ha saldado, según un portavoz policial, con 180 personas identificadas, 33 activistas trasladados a comisaría para ser identificados y tres detenidos, a los que los agentes acusan de resistencia y desobediencia, aunque finalmente han sido liberados

 

Comentarios