Se reactiva el conflicto en el Sáhara Occidental 29 años después: Marruecos rompe el alto el fuego

Esta madrugada las Fuerzas Armadas marroquíes entraron en el paso fronterizo de Guerguerat, territorio liberado por el Frente Polisario y situado al sur del Sáhara Occidental ocupado, donde se manifestaban de manera pacífica decenas de civiles saharauis desde hacía 23 días. El Ejército Popular de Liberación Saharaui ha respondido a la agresión, intercambiando disparos con el ejército marroquí, y asegurando en palabras de su jefe de diplomacia que "la guerra comenzó, Marruecos liquidó el alto el fuego". 

Imagen ofrecida por fuentes locales que muestra el enfrentamiento entre el Polisario y Marruecos en  el paso de Guerguerat, Sur del Sahara Occidental.
Imagen ofrecida por fuentes locales que muestra el enfrentamiento entre el Polisario y Marruecos en el paso de Guerguerat, Sur del Sahara Occidental.
Se reactiva el conflicto en el Sáhara Occidental 29 años después: Marruecos rompe el alto el fuego

Parece que la pandemia de coronavirus esté teniendo un efecto inesperado: el despertar de viejos conflictos hibernados. Quizá aprovechando que la atención mediática internacional se centra en la pandemia, Azerbaiyán decidió atacar por sorpresa la región de Nagorno Karabaj. Ahora quien mueve ficha es Marruecos, quien acaba de reactivar el conflicto armado en el Sáhara Occidental 29 años después de la firma del alto el fuego. 

En plena madrugada, las Fuerzas Armadas marroquíes entraron en el paso fronterizo de Guerguerat, territorio liberado por el Frente Polisario y situado al sur del Sáhara Occidental ocupado, donde se manifestaban de manera pacífica decenas de civiles saharauis desde hace 23 días.

Imagen

Se trata de una violación del alto el fuego firmado entre Marruecos y el Sáhara Occidental en 1991, y una declaración abierta de las intenciones marroquís, interviniendo militarmente la Franja Sur del Guerguerat y atacando a la población civil saharaui. El Ejército Popular de Liberación Saharaui ha respondido a la agresión, intercambiando disparos con el ejército marroquí. 

La guerra comenzó. Marruecos liquidó el alto el fuego - Mohamed Salem Ould Salek  jefe de la diplomacia saharaui

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Marruecos anunció que tras la protesta realizada por "unas sesenta personas" y, debido a las restricciones de circulación, se ha establecido un "cordón de seguridad". Según Marruecos, esta operación "no es ofensiva ni tiene intención bélica", aunque la realidad no sea acorde a estas declaraciones. Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha acusado al Polisario de llevar a cabo "provocaciones graves e inaceptables" que justifican que las autoridades marroquíes hayan decidido actuar "con respeto a sus atribuciones" y "en perfecta conformidad con la legalidad internacional". Todo indica a que Marruecos está moviendo ficha para una intervención a gran escala. 

Esta nueva escalada entre el Frente Polisario y Marruecos en El Guerguerat se reanudó el 21 de octubre cuando un grupo de manifestantes pacíficos saharauis se instalaron en la zona y cerraron la brecha al tráfico. Ambas partes iniciaron hostilidades acusándose mutuamente de provocaciones, sin tener que llegar a intercambiar disparos.

Efectivos de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental) intentaron, sin éxito, descongestionar el tráfico, incumpliendo claramente con su mandato en la zona, como incumplen también con lo firmado hace 16 años en el llamado Plan de Arreglo sobre el derecho del pueblo saharaui a celebrar un referéndum de autodeterminación a través de la propia Misión de la ONU. 

Esta franja es utilizada habitualmente como zona de paso comercial entre Marruecos y Mauritania. Desde el Sahara Occidental consideran que esta situación es completamente irregular, siendo a su vez la única vía terrestre que existe entre el Sahara Occidental y el país mauritano. Esta no es la primera vez que en Guerguerat se generan tensiones de este tipo: en 2017 el Polisario respondió movilizando tropas tras un intento marroquí de asfaltar la zona entre su aduana y la frontera con Mauritania.

El papel de la ONU

El presidente de la República Árabe saharaui Democrática y Secretario General del Frente Polisario, Brahim Ghali, envió una carta urgente al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, y al presidente del Consejo de Seguridad, Inga Rhonda King, informándoles del violento ataque de las fuerzas marroquíes: “es con gran urgencia y preocupación que les escribo para informarles de que las fuerzas militares marroquíes han lanzado un ataque brutal contra civiles saharauis desarmados que se han manifestado pacíficamente en Guerguerat, en el suroeste del Sáhara Occidental”

La operación militar de las fuerzas marroquíes contra civiles saharauis es un acto de agresión y una flagrante violación del Alto el Fuego que Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad deberían condenar en los términos más enérgicos posibles - Brahim Ghali

El también jefe de las fuerzas armadas ha señalado en su misiva  que “Ante este acto de agresión, las fuerzas militares del Frente POLISARIO se han visto obligadas a enfrentarse a las fuerzas marroquíes en legítima defensa y protección a la población civil.

Asimismo, el mandatario saharaui, Brahim Gali, ha denunciado que “el hecho de que la acción militar se produzca en vísperas de los contactos  entre el Secretario General de la ONU y el Frente POLISARIO, programado para hoy, demuestra claramente que la operación es un acto de agresión premeditado por parte del estado ocupante para abortar los esfuerzos de la ONU” para disipar tensiones  en la ilegal brecha de Guerguerat.

Imagen

Gali ha advertido que “con el lanzamiento de esta operación militar hoy, el estado ocupante marroquí ha socavado gravemente no solo el alto el fuego y los acuerdos militares relacionados, sino también cualquier posibilidad de lograr una solución pacífica y duradera a la cuestión de descolonización en el Sáhara Occidental”.

Cabe recordar que a día de hoy, España continúa siendo potencia administradora según las Naciones Unidas, manteniendo una  responsabilidad histórica con su antigua provincia. A pesar de ello, y de la gravedad y urgencia de la situación actual, el silencio desde el Gobierno es total y absoluto. Eso si, en plena escalada militar, España dona a Marruecos 130 vehículos militares con un gasto de 8 millones de euros:

guerguerat

Comentarios