Un nazi intenta una matanza en una mezquita y sale con la cara hinchada

Mohamed Rafiq consiguió inmovilizar al asaltante antes de que comenzara a disparar. Éste iba armado con una pistola, escopeta, casco y uniforme, lo que no le evitó recibir una buena terapia antifascista 
Un nazi intenta una matanza en una mezquita y sale con la cara hinchada

Este pasado sábado, la policía noruega informaba sobre un tiroteo en el Centro Islámico al-Noor en Bærum (afueras de Oslo), cuyas únicas consecuencias resultaron en heridas leves para el supuesto terrorista, identificado como Philip Manshaus, un hombre local de 21 años . Éste iba armado con una pistola y una escopeta, y vestía uniforme y casco. La policía informó en rueda de prensa sobre su pertenencia a grupos de extrema derecha:

Estamos ante un intento de acto terrorista. La investigación ha mostrado que el autor tiene ideas de extrema derecha. Ha expresado su apoyo a Quisling (líder del régimen colaboracionista nazi en Noruega en la II Guerra Mundial) y opiniones contra los migrantes - Inspector Rune Skjold de la policía noruega

La policía aclaró que el cargo principal que se le imputa al arrestado es el de intento de homicidio, puesto que el cadáver de su hermanastra fue encontrado por los agentes horas después del tiroteo. Queda pendiente de investigación si se le imputa también el cargo de terrorismo.

Horas antes del ataque, un usuario del mismo nombre publicaba en el foro Endchan el siguiente mensaje, lo que vincula ideológicamente al atacante con el de la masacre de Christchurch:

Bueno amigos, es mi momento, después de todo, fui elegido por Saint Tarrant [el atacante de la mezquita de Christchurch]. No podemos dejar que esto continúe - Philip Manshaus

antesDespues

Durante estos días, poco más se supo de este incidente, y de cómo finalizó sin ningún herido. Tan solo se informó de que hubo disparos. Hoy sabemos (tal y como publica el diario The Independent) que la razón del "final feliz" fue gracias a la actuación de un fiel de la mezquita, Mohamed Rafiq, que consiguió inmovilizar al terrorista, mientras su compañero Mohamed Iqbal lo disuadía a base de certeros puñetazos en la cara. 

El inspector Skjold elogió el "gran coraje" demostrado por Rafiq e Iqbal al inmovilizar al pistolero después de que este realizara varios disparos, y agregó: "No hay duda de que sus esfuerzos impidieron que esto tuviera consecuencias completamente diferentes".

 

 

Comentarios