La Tierra entra en números rojos

El 29 de julio es la fecha más temprana en la que nunca se ha celebrado el "Día de la Sobrecapacidad", fecha que marca el momento en que hemos consumido todos los recursos naturales que nuestro planeta es capaz de regenerar en un año.

La Tierra entra en números rojos

Si vives en el planeta Tierra, que sepas que a partir de hoy lunes 29 de julio todos los recursos naturales que consumas serán a crédito. Porque el lugar donde vives tiene una capacidad limitada para generar esos recursos, y hoy es el día en el que ya se han consumido todos los que se pueden regenerar en un año. 

No podemos usar 1,75 Tierras por mucho tiempo. La actividad humana se ajustará inevitablemente a la capacidad ecológica del planeta. La cuestión es si elegimos llegar allí por desastre o por diseño, si buscamos la miseria de un planeta o la prosperidad del mismo - Mathis Wackernagel, Global Footprint Network

Agua, madera, combustibles fósiles, alimentos, minerales... En la actualidad agotamos estas riquezas hasta 1’75 veces más rápido de lo que el ecosistema es capaz de regenerar. Las consecuencias de esta forma de vida a crédito ecológico son cada vez más evidentes: sequías, huracanes, deforestaciones, erosión del suelo, pérdida de biodiversidad, acumulación de dióxido de carbono… un ciclo de autodestrucción que cada año se acelera más. El "Día de la Sobrecapacidad" es calculado por la ONG Global Footprint Network  desde los años 70, y desde entonces no ha cesado de adelantarse:

2019_Past_Overshoot-Days-withlogo

Estos datos hacen referencia al total global. Por países, esta sería la situación en el ránking de la autodestrucción:

foto_web

Agua: el recurso más amenazado

A escala global, en los últimos 50 años la extracción de agua del subsuelo se ha triplicado en el mundo. Entre 2011 y 2050 se prevé que la población mundial pase de 7.000 a 9.000 millones de habitantes, según el informe de población de Naciones Unidas. Para alimentar a toda esta población, la producción de alimentos tendrá que crecer en un 70%, y todo aquello que comemos o bebemos requiere de agua. De hecho, el 92% del agua que se consume diariamente se utiliza para producir alimentos. Los plásticos, la ropa, el papel y en general casi todo lo que nos rodea son bienes consumidores de agua, e inciden directamente en lo que se denomina "huella hídrica". Por ejemplo, y tal como indica la ONG Water Footprint Network, se necesitan 109 litros de agua para producir una copa de vino de 125ml; 560 litros para un kg de naranjas o 4.325 litros para un km de pollo. 

Opciones que nos quedan

Las consecuencias derivadas de este derroche ya se están empezando a pagar. Sin embargo, el grueso de la factura todavía está por llegar. Para evitar que no podamos hacer frente al pago en el futuro y nos desahucien del planeta, la ONG que calcula este índice de morosidad ecológico propone una serie de alternativas:

Ciudades - Se espera que el ochenta por ciento de la población mundial viva en ciudades para el año 2050. Las estrategias de planificación urbana y desarrollo urbano son fundamentales para equilibrar la oferta de capital natural y la demanda de la población.

Energía - La descarbonización de la economía es nuestra mejor oportunidad posible de abordar el cambio climático y mejoraría el equilibrio entre nuestra Huella Ecológica y los recursos naturales renovables del planeta.

Comida - La forma en que satisfacemos una de nuestras necesidades más básicas, la comida, es una forma poderosa de influir en la sostenibilidad. El aprovisionamiento de alimentos a nivel local y evitar los alimentos altamente procesados ​​pueden disminuir la huella ecológica. 

Planeta - La calidad de vida de la humanidad depende de la salud de los recursos biológicos de nuestro planeta, incluidos el suelo fértil, el agua limpia y el aire limpio necesarios para que la humanidad prospere.

Población - Estar comprometido con todos los que viven vidas seguras en un mundo de recursos finitos requiere abordar el crecimiento de la población. Empoderar a las mujeres es esencial para la sostenibilidad global.

 

 

Comentarios