JON KORTAZAR Y MILICA MATOVIĆ

“Serbia no ha ganado casi nada con este acuerdo: ha sido una victoria para Donald Trump”

El 4 de septiembre, el presidente de Serbia Alexander Vučić y el primer ministro de Kosovo, Avdullah Hoti, firmaron un acuerdo sobre “la normalización de las relaciones económicas” entre ambos países con la mediación de Donald Trump. A este hecho se le sumaron el anuncio de la apertura de las embajadas tanto de Serbia como de Kosovo en Jerusalén, además de otras medidas. Debido a la complejidad de la cuestión, desde EULIXE hemos decidido entrevistar a dos expertos en la materia, al historiador y doctor Jon Kortazar, y a la investigadora Milica Matović, serbia de nacimiento que reside en el País Vasco.

Jon Kortazar y Milica Matović
Jon Kortazar y Milica Matović
“Serbia no ha ganado casi nada con este acuerdo: ha sido una victoria para Donald Trump”

¿Qué hay detrás de este acuerdo impulsado por Donald Trump?

-Milica Matović: Para mí personalmente y para la gran mayoría de las personas en Serbia no ha parecido una decisión tomada por el presidente Aleksander Vućič. El famoso video que salió en Twitter provocó una vergüenza nacional, por ejemplo. Dejó la impresión de que él no era muy consciente de lo que firmaba. Además, se han publicado informaciones contradictorias en la prensa de serbia al respecto: mientras que el presidente de la cámara de comercio afirmaba que la embajada se movería a Jerusalén, la asesora de Vucic, Suzana Vasiljevic, afirmó que esto “no se debería hacer”.

Se podría decir que la mayoría de las personas en Serbia siguen confundidas sobre el contenido real de este documento. ¿Por qué se ha firmado?, ¿qué aporta este documento a la relación entre Kosovo y Serbia? y ¿qué valor tiene el documento en términos legales?

Esta es la impresión que trasladan los medios de comunicación en Serbia. Por decirlo de alguna manera, lo que pasa en la cabeza de nuestro presidente solo lo saben él y su psicoterapeuta.

-Jon Kortazar: En mi opinión, se ha vendido la narrativa de un acuerdo entre Serbia y el Gobierno de Kosovo, pero realmente no hay un acuerdo como tal. Por un lado, hay una serie de acuerdos que ha firmado Donald Trump con Aleksander Vučić, y, por otro lado, hay una serie de acuerdos que Trump ha suscrito con el primer ministro kosovar Avdullah Hoti. Se dice que ha sido un acuerdo a tres bandas, pero la realidad nos muestra que una de las puntas del triángulo ha sido cortada desde el principio. Entonces, hay que entenderlo como la firma de dos acuerdos bilaterales donde el pináculo es Trump, que es verdadero vencedor de esta maniobra política.

No es la primera vez que Estados Unidos gana reconciliando o haciendo que reconcilia a "enemigos" que son "imposibles" de poner de acuerdo. En Dayton, por ejemplo, fueron los estadounidenses los que impulsaron la firma. Lo que fue indiscutible es que fue un triunfo diplomático importantísimo para Estados Unidos, ya que logró un pacto ahí donde la ONU o la Unión Europea fracasaron.

Hay que entender este acuerdo como una maniobra de Trump, ya que está en periodo preelectoral y puede venderlo a su electorado y, sobre todo, a parte de los actores que influyen en el electorado, es decir, congresistas, senadores… Ya consiguió otro exito en Corea, por ejemplo, y puede que este acuerdo le sirva para ayudar en su reelección.

Haciendo referencia a lo que Milica comentaba al principio, no me creo que Vučić firmara algo sin saberlo. Antes de fírmalo, si no lo vio Vučić, lo vieron sus asesores. Si vemos el acuerdo que firmó Vučić con Trump, el punto donde se establece lo del traspaso de la embajada a Jerusalén es el último y se encuentra justo por encima de la firma. Y tampoco creo que Trump se comporte así, ya que si actuara así perdería credibilidad.

Creo que el presidente serbio es consciente de que lo que ha firmado es un mal acuerdo, porque realmente los beneficios para el Estado serbio son muy reducidos. Se ha hablado de la embajada y de esto y lo otro. En concreto, lo de la embajada, además de ser un gesto que lo aísla del resto mundo, ya que cuando Trump movió la embajada a Jerusalén se quedó solo, es una decisión que le une únicamente a Estados Unidos. La Unión Europea es más cauta que Trump, como otros actores como China o la Federación Rusa.

-Milica Matović: Coincido con el análisis que ha hecho Jon. Pero haciendo referencia al terreno nacional, conociendo a la gente que rodea a Vučić y como se hacen las cosas, no me resultaría extraño que no lo supiera.

Es una pena, por ejemplo, ver la entrevista del embajador palestino que habló en serbio y que explicó la buena relación que ha tenido mi país con Palestina. Después de firmar este documento no creo que Serbia pueda salir beneficiada, ya que quedará aislada.

¿Cómo ha reaccionado la población de Serbia?

-Milica Matović: Desde el punto de vista del Gobierno, es muy difícil explicar en Serbia esta decisión. Si te digo la verdad, no se si los que apoyan a Vučić tienen una visión crítica de la situación. Resumiendo, se podría decir que en Serbia hay gente que no le apoya, luego hay otros que le apoyan porque sacan un beneficio de ese apoyo, y luego los hay quienes lo apoyan como un mal menor o de por sí.

Hay mucha gente que recibe amenazas en el trabajo o en el entorno familiar, por ejemplo. Este es el modus operandi del presidente de Serbia y de los que le rodean. Además, Vučić ha introducido un nuevo elemento, que es la cadena de favores. Hay mucha gente que se coloca al lado del poder para obtener beneficios tanto para ellos mismos y sus familiares como para sus negocios.

Se podría decir que, en general, la gente no está tomando en serio esta decisión. Vemos cosas como esta muchas veces en nuestro día a día. Por ejemplo, para entender mejor la dinámica, antes de las elecciones teníamos ni más ni menos que un muerto por covid-19 al día. Después de las elecciones, no obstante, las muertes se dispararon. Se reciben mensajes contradictorios todos los días al respecto. Sin embargo, es verdad que esta decisión ha llamado la atención, ya que ha sido un escándalo a nivel internacional.

Por poner otro ejemplo, en Serbia tenemos una página web que se llama NewsNet y que es una página de noticias falsas. Al principio, la web tenía un toque humorístico y la gente lo leía por eso. Cuando pasaba algo y salía una noticia absurda, la gente decía “NewsNet”, pero ahora, cuando sale una noticia real, la gente piensa, ¿será NewsNet?, y no, en realidad es una noticia real. Sin embargo, la mayoría de la gente que tiene conocimientos en relaciones internacionales o en política ha criticado duramente la decisión. Pero, por otro lado, la gente, en su día a día, tiene otras preocupaciones.

¿Qué consecuencias tendrá el acuerdo para Serbia y Kosovo tanto en el plano internacional como en el nacional?

-Jon Kortazar: Como es un acuerdo que realmente no vincula a Pristina con Belgrado y Belgrado con Pristina, si no que vincula a cada uno de ellos con Trump, se podría decir que no ha sido el gran acuerdo que se menciona. Por ejemplo, un alto cargo serbio afirmó que si Israel reconocía a Kosovo ellos no cambiarían la embajada a Jerusalén. Más allá del caso de la embajada, aunque sea muy importante y sobre todo para el mundo árabe, hay otros elementos.

Por ejemplo, Serbia ha suspendido las maniobras que iba a realizar con Rusia y Bielorrusia, además en un momento muy difícil teniendo en cuenta la situación bielorrusa. Hay que mencionar que Lukashenko fue el único presidente que viajó en 1999 a Belgrado cuando estaban cayendo las bombas. Los serbios pusieron una especie de escusa utilizando el coronavirus, pero es muy probable que haya sido por firmar este acuerdo con Trump. Además, Serbia, sin ser miembro de la Unión Europea, se sumó a las sanciones de la UE contra el Gobierno bielorruso. Ahí hay una primera fractura, una primera muesca que muestra la importancia que tiene internacionalmente este acuerdo.

-Milica Matović: Me gustaría subrayar lo que pasó con María Zajárova, la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. Una publicación de ella en Facebook (creo que fue de ella) criticó la manera en como Vučić hablaba con Trump en esta visita que realizó a la Casa Blanca. Además, Vučić salió el 11 de septiembre en los medios de comunicación serbios para decir que había hablado con Serguei Lavrov (ministro de Asuntos Exteriores ruso) y Vladimir Putin, y afirmó que le pidieron perdón. Que Rusia como país no tenga que ver con la publicación de Zajárova se me hace difícil de creer. No creo que la portavoz cometa errores de este tipo. Me parece más una llamada de atención.

Volviendo al terreno nacional, Vučić no responde desde hace tiempo a los intereses nacionales, si no que prioriza sus intereses y de los que tiene a su alrededor. Desde hace mucho, intenta jugar a diferentes bandas: hablar con Rusia, negocia con la UE, firmar un acuerdo con Trump, tenemos mucho dinero de los árabes en el país también… Además, China ha ayudado mucho durante la crisis provocada por el coronavirus. Este Gobierno es incapaz de tomar decisiones que luego se puedan argumentar y explicar con claridad.

No obstante, no es difícil exponer el contenido de este acuerdo de alguna manera a la ciudadanía, ya que la libertad de prensa en Serbia es casi nula. En estos momentos, hay quizás dos o tres medios de comunicación que pueden tener un poco de objetividad o que intentan tenerla, y, además, tenemos al rey de la manipulación como el presidente del país. El documento que firmó lo presenta como un gran éxito para Serbia, porque si el no mueve la embajada a Jerusalén cumpliría la Resolución 478 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Igualmente, el presidente serbio presenta este acuerdo como un logro en el campo diplomático. Parafraseando un poco sus palabras, él ha "hablado" con diferentes líderes europeos y en relación a la pregunta de, “¿por qué lo has hecho?”, él contesta: “yo no he infringido ninguna resolución y tu has quebrantado el 1244”. Él es capaz de dar la vuelta en sus respuestas, y la ciudadanía, al final, lo que escucha y entiende es lo que se presenta en los medios de comunicación.

Además, este acuerdo se nos presentó como "una gran lucha". Desde hace un tiempo, están hablando de que es “un documento importante” y de “la presión que se le está haciendo a Vučić”. Él nunca dice que como país “tenemos una presión”, si no que es él quien sufre siempre la presiones. Él siempre habla “de una presión muy grande que es ejercida por los países europeos y Estados Unidos”.

Además de todo esto, y para quedar en una mejor posición ante la sociedad, afirmó que nuestros servicios de inteligencia tenían "información" sobre que en este documento le iban a colar una cosa a Serbia que el país no aceptaría. No obstante, según el presidente, “se dieron cuenta en el momento oportuno y se hicieron los cambios oportunos”.

Haciendo referencia al documento firmado, por supuesto que ha habido negociaciones, no creo que el documento que han firmado es el primero que hayan visto, por la simple razón de que tanto Serbia como Kosovo verían cosas inapropiadas. No obstante, creo que en Serbia se ha hecho como una expectativa más grande de la importancia de este documento, afirmando que “va a cambiar algo sustancial”, mientras que, en realidad, el objetivo de la misma era el reconocimiento de Kosovo. Ahora, el discurso que tienen preparado sigue la lógica de “con la capacidad de negociación que tenemos no hemos reconocido nada”. Mientras, el documento habla más sobre la tecnología 5G y la diversificación de las fuentes de energía que de la relación entre Belgrado y Pristina.

-Jon Kortazar: Esta última línea que ha señalado Milica es muy importante. Hay que entender que China es un gran socio comercial de Serbia. Es uno de los primeros inversores. De hecho, para financiar ciertos proyectos, Vučić ha confiado en China. Ahora, debido al acuerdo, puede haber un distanciamiento, no obstante.

El documento que han firmado Vučić y Hoti impide entrar a “los vendedores no confiables” en el proceso de estructuración del 5G. Cuando el despliegue haya terminado, los dos bandos se han comprometido a quitar las anteriores redes de tecnología. El documento firmado también dice, esto es más grave todavía, que los dos "tienen que aumentar la capacidad de reconocimiento de los pasajeros aéreos e intercambiar información entre ellos dentro de un marco más amplio de cooperación con Estados Unidos en los Balcanes". Además, todos los avances tecnológicos deberán ser "implementados" y "operacionalizados" por servicios de reconocimiento de Estados Unidos. En el contexto de guerra tecnológica actual, este documento es muy comprometedor y ata mucho las manos tanto a Serbia como a Kosovo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta también la situación interna de ambos países o ambas entidades. Por ejemplo, en Serbia en todo 2020 ha habido protestas contundentes contra Vučic. Se ha criticado su autoritarismo, sobre todo. Sin embargo, no ha habido tampoco una plataforma común que aglutinara a todos los opositores. Se ha pedido que se realicen elecciones libres, teniendo en este sentido parecidos a la oposición bielorrusa.

En la oposición serbia, no obstante, los sectores nacionalistas agrupados en el partido político Dveri, liderado por Boško Obradović, han cogido un papel muy importante y este documento puede ser una baza para Obradović y compañía. Aquí habrá que ver hasta qué punto este documento puede estar de acuerdo con la constitución serbia que menciona en el preámbulo que "se aplica en todas las partes de Serbia y en la provincia autónoma de Kosovo".

En lo referente al Estado autoproclamado de Kosovo, hay que tener en cuenta que el partido político del primer ministro Avdullah Hoti, la Liga Democrática de Kosovo (moderados), no fue el más votado en las elecciones parlamentarias de 2019. El más votado fue el partido nacionalista Vetëvendosje, liderado por Albin Kurti, una persona muy radical que pasea con la bandera albanesa frecuentemente.

Vetëvendosje apoya la unión con Albania y entiende que la de Kosovo es una entidad falsa impuesta por los estadounidenses y por la UE con el objetivo de evitar la unión con Albania. Podríamos decir que detrás hay un análisis, que tendríamos que coger entre comillas, anticolonialista. Los análisis de Vetëvendosje, aunque sean radicales y pertenezcan al nacionalismo albanes, en gran parte coinciden con los análisis que se efectúan desde la parte serbia, llegando a así a la siguiente conclusión: “la imposición del Estado kosovar y de todas las estructural estatales es algo neocolonial”.

Con esta plataforma, Kurti ganó las elecciones. No obstante, Hoti se convirtió en primer ministro. Parece que este último es partidario del consenso internacional sobre lo que significa el Estado de Kosovo etc. Ambos dirigentes firmantes, tanto Vučić como Hoti, están muy contestados por sus sociedades internas y por una oposición que pide una actitud más pugnaz con Estados Unidos. Debido a este hecho, habrá que ver cuáles serán las consecuencias internas de este acuerdo en Kosovo también.  

Resumiendo, lo que ha conseguido Vučić con este acuerdo ha sido muy poco. Lo que ha obtenido es que Pristina quite la tarifa extra del 100% sobre los productos serbios. Este era un arancel que era muy castigador para los habitantes del norte de Kosovo, ya que la población serbokosovar es la que consume este tipo de productos. El arancel lo que consiguió fue impulsar el mercado negro en Kosovo. Realmente, fue una tarifa dañina para la población serbokosovar y también para el comercio serbio, pero también lo fue para Kosovo. Muy probablemente, esta tarifa se quitaría con el acuerdo firmado o no sin él.

Además de todo esto, se dice que el autoproclamado Estado de Kosovo "debe entrar" en la zona “mini schengen” que se pactó el año pasado entre Serbia, Albania y Macedonia del Norte (Bosnia y Montenegro afirmaron que iban a entrar). Si se desarrollara, sería una especie de zona de libre tránsito, pero, realmente, es un proyecto que no tiene instituciones que están funcionando. Hoy por hoy, es solamente un compromiso, y lo que se le pide a Kosovo entrando aquí es que acepte un compromiso que nadie sabe si se desarrollará o no.  

Este acuerdo es una victoria comercial y política del Gobierno de Estados Unidos. Serbia lo único que ha conseguido es que se le quiten las tarifas y que Kosovo entre en este “mini schengen”, es decir, casi nada.

Por un lado, también se ha hablado de desarrollar infraestructuras comunes. En este caso, se trataría de acuerdos que ya están firmados y, de una manera, se reafirman en lo pactado. No obstante, no se ha establecido un calendario concreto.

Por otro lado, están también ciertos temas relacionados con los refugiados de guerra, o también se dice que se protegerán las propiedades de la iglesia ortodoxa serbia en Kosovo, aunque muchas de las propiedades hayan sido ya vandalizadas.

Por último, hay un par de cosas bastante extrañas que son las siguientes: primero, los dos países se han comprometido a considerar a Hezboláh como una organización terrorista, no sé cómo afectará este hecho a las relaciones de Serbia con Siria, y segundo, los dos países se han comprometido también a trabajar con otros países para descriminalizar la homosexualidad. [Al respecto, Milica opina que, seguramente, este hecho tiene que ver con la campaña electoral de Donald Trump donde busca obtener el apoyo del colectivo LGTBIQ+ para su reelección].

Comentarios