43 trabajadores muertos en un incendio de una fábrica en Nueva Delhi

Al menos 43 personas han perdido la vida y se han registrado varios heridos este domingo en un incendio en una fábrica en la India La mayoría de las víctimas eran trabajadores que dormían en la instalación. Todavía no se han determinado las causas. Había más de 50 personas dentro la fábrica cuando se inició el incendio.  Se han detenido tanto al propietario como el gestor de la factoría.

43 trabajadores muertos en un incendio de una fábrica en Nueva Delhi

Al menos cuarenta y tres personas perdieron la vida este domingo en un incendio en una fábrica que producía bolsos y maletas en el norte de Nueva Delhi, según informa la cadena de televisión india NDTV. Según El País, 16 personas están hospitalizadas. La mayoría de las víctimas eran trabajadores que dormían en la misma fabrica cuando comenzó el incendio a las 5 de la mañana. Treinta camiones de bomberos acudieron al lugar del suceso, tomando el control de la situación. Se sospecha que el incendio comenzó en el taller de la instalación. Según RT, el fuego cubrió unos 55 metros cuadrados y fue calificado por las autoridades de «categoría media». Según la NDTV, las investigaciones preliminares sugieren un cortocircuito como causa del incendio.

Han muerto 43 personas por el fuego y rescatamos del edificio 62 personas, de las que 16 resultaron heridas, la mayoría por inhalar el humo – Atul Garg, portavoz del servicio de bomberos de Nueva Delhi en declaraciones recogidas por El Periódico.

La empresa estaba operando en una zona constituida por muchas factorías y locales de almacenamiento, conectadas mediante calles estrechas, lo que, según RT, «ha dificultado el rescate y la evacuación de los afectados». La mayoría de los fallecidos estaban durmiendo cuando estalló el incendio y murieron por asfixia. Se presenciaron escenas caóticas en el lugar del incendio, ya que familiares y lugareños se apresuraban en llegar a la zona.

Por su parte, tanto el primer ministro de la India, Narendra Modi, como el ministro de interior, Amit Shah, han mostrado su consternación.

Según relata La Vanguardia, el jefe del Gobierno de Delhi, Arvind Kejriwal, ha anunciado ante los medios de comunicación presentes compensaciones para las víctimas y sus familiares, y ha asegurado que el Ejecutivo «se hará cargo del coste de los tratamientos médicos». «Se otorgará una compensación de un millón de rupias (12.680 euros) a las familias de aquellos que han muerto y 100.000 rupias (1.270 euros) a cada uno de los heridos. El coste del tratamiento médico de los heridos será cubierto por el Gobierno», ha afirmado, según relata esta misma fuente.

Semiesclavitud e inseguridad

Varios allegados de las víctimas han afirmado que la mayoría de los trabajadores provenían del estado indio de Bihar, una de las regiones más pobres del país. Algunos cobraban tan solo 1.000 rupias al mes (12,70 euros).

Muchos trabajadores, de 10 a 15, dormían en habitaciones pequeñas y poco iluminadas, donde pasaban sus días fabricando productos de papel, mochilas, juguetes de plástico y ropa. La mayoría eran jóvenes musulmanes, algunos de ellos adolescentes, que habían venido de aldeas distantes en busca de trabajos que pagaban solo unos pocos dólares al día - Kai Schultz y Sameer Yasir, New York Times.

En palabras de Atul Garg, portavoz del servicio de bomberos de Nueva Delhi, muchas fábricas como esta están en edificios viejos sin elementos de seguridad contra incendios y con instalaciones eléctricas obsoletas. Según recoge el diario Naiz.eus, el jefe adjunto de la Fuerza Nacional para la Respuesta a Desastres, Aditya Pratap Singh, ha informado de que «los equipos han descubierto ventanas selladas en el interior del edificio, y ventilación insuficiente en los cuartos de descanso de los trabajadores».

Las llamadas telefónicas comenzaron antes del amanecer, jóvenes frenéticos que llamaban a sus familiares en pueblos lejanos. Mientras un incendio envolvía el edificio donde trabajaban y dormían en Nueva Delhi, con las salidas bloqueadas, y llenaba las habitaciones de humo, los hombres atrapados se despidieron de sus seres queridos a través de sollozos. «No hay una ruta de escape, ninguna opción», dijo uno de los hombres, Muhammad Musharraf, a un amigo por teléfono, mientras otros gritaban en el fondo, «ni siquiera puedo respirar» - Kai Schultz y Sameer Yasir, New York Times.

Se ha descubierto que al menos 2.800 empresas desarrollan su actividad laboral desde edificios residenciales sin llevar a cabo las gestiones pertinentes en el norte de Delhi, afirma el New York Times. Las autoridades afirman que la cifra real podría superar fácilmente, no obstante, los 10.000. Los incendios ocurren con regularidad en los centros urbanos estrechos de la India. Nueva Delhi y sus suburbios, que concentran más de 46 millones de habitantes, «están llenas de apartamentos en ruinas hacinados en callejuelas», afirma el New York Times. Según este mismo medio, muchas empresas optan por alquilar pisos en estos edificios en lugar de gastar más en fábricas en áreas industriales. «Incluso allí, el desastre golpea a menudo», afirma el diario.

India, país con un largo historial de tragedias

  • El incendio de Bawana

El incidente de este domingo es la peor tragedia vista por la ciudad de Nueva Delhi en los últimos años. Hace un año, no obstante, ocurrió un incidente similar en Bawana, en el que 17 trabajadores murieran carbonizados.

Según relata el periódico Times of India, el 20 de enero de 2018, una fábrica ilegal de petardos que operaba como una unidad de fabricación de productos plásticos se incendió. Las víctimas, en su mayoría trabajadores, «quedaron atrapados dentro de una habitación», ya que, «las rutas de escape habían sido bloqueadas por una construcción no autorizada y las puertas se encontraban cerradas». De acuerdo con la investigación realizada, se confirmó la presencia de niños trabajadores, cuyas identidades fueron verificadas por sus padres. Según la policía, los dueños de la fábrica huyeron al aeropuerto en lugar de ayudar a las víctimas. Los dueños fueron arrestados un día después del incidente. La fábrica tenía un solo punto de entrada y salida y los trabajadores un pudieron escapar. «Los extintores de incendios en la fábrica no funcionaban. Había más de 28 cartones de materiales explosivos en las instalaciones», afirma Times of India.

  • Derrumbe en Nueva Delhi

El 4 de enero de este mismo año, al menos 7 personas murieron y ocho resultaron heridas por una explosión ocurrida en una fábrica de Nueva Delhi, que según la agencia EFE, «se incendió y se derrumbó parcialmente a causa de la detonación». El suceso se produjo en una fábrica de ventiladores, al explotar un compresor.

  •  Derrumbes en Thane

El 5 de abril del 2013, murieron al menos 47 personas, entre ellas once niños, y decenas resultaron heridas por el derrumbe de un inmueble de construcción ilegal. El edifico de siete plantas se construyó en seis semanas. El 4 de julio de ese mismo año, el derrumbe de un edificio de dos plantas que acogía una fábrica textil provoco la muerte de por lo menos 3 personas y doce resultaron heridas. Según relata eldiario.es, citando a la NDTV, el derrumbe pudo deberse a los trabajos de construcción que se llevaban a cabo para añadir una tercera planta al edificio. El mismo medio afirma que un operario textil hizo las siguientes declaraciones: «no sabemos que ha ocurrido. Se hundió de repente mientras trabajábamos dentro». El 4 de agosto de 2015, el derrumbe de un edificio residencial de tres plantas causó la muerte de 12 personas y casi una decena de heridos.

  • Explosión en Petlawad

12 de septiembre de 2015. 8:30 hora local. Una cadena de explosiones provocó más de un centenar de fallecidos en la pequeña localidad de Petlawad. La primera explosión se inició en un almacén ilegal de explosivos. El contrabando de explosivos es un hecho habitual en la India. Según el Hindustan Times, citando fuentes policiales, «entre enero y agosto de 2010 unos 163 camiones cargados con explosivos desaparecieron en el estado». Debido a la explosión, tanto un restaurante adyacente como una parada de autobuses, repletas de gente a esa hora, sufrieron serios daños. Según relata Público, el edificio de dos pisos se derrumbó y los cuerpos de los fallecidos y heridos quedaron esparcidos por el suelo cubiertos de cenizas y polvo, entre coches y motos destrozados. Tal y como afirmo un testigo, «la gente salió por los aires como guijarros"».

  • Derrumbe en Ludhiana

Al menos 12 personas perdieron la vida el 21 de noviembre de 2017 en la localidad de Ludhiana a causa de un derrumbe de una fábrica de plástico. El suceso ocurrió a primera hora de la mañana, cuando la factoría sufrió un incendio, colapsándose posteriormente. Cinco bomberos que se encontraban inspeccionando el edificio murieron a causa del desplome. Según narra TeleSur, citando fuentes locales, el equipo de bomberos había controlado el fuego, pero cuando estaban examinado el lugar algunos químicos se incendiaron de nuevo, provocando una explosión que causo el colapso del edificio de cinco plantas. 

Los incendios, los derrumbes de edificios y los accidentes industriales son frecuentes en la India. Las precarias condiciones de las infraestructuras y la falta de mantenimiento, así como la corrupción y las prácticas ilegales en el sector de la construcción, generan tragedias que provocan la muerte de cientos de personas todos los años.

Comentarios