Igualdad ante la justicia, caso práctico

Imagine por un momento que se enfrenta a la justicia por conducir en dirección contraria sin luces, saltarse un control de la Guardia Civil, escapar 30 kilómetros, encañonar a los agentes con una escopeta y embestirlos con un todoterreno lesionando a uno de ellos ¿Cuál es la pena que cree que cumpliría? 
Igualdad ante la justicia, caso práctico

30 de abril de 2012. Un vehículo que circula con las luces pagadas y en sentido contrario por la carretera nacional 234 es interceptado por la Guardia Civil. El vehículo consigue evadirse y se da a la fuga a gran velocidad. Tras 30 kilómetros de persecución, los agentes consiguen acorralar al vehículo en un camino entre las poblaciones de Collados y Lagueruela. En ese momento, uno de los ocupantes encañona con una escopeta a los agentes, mientras el conductor da marcha atrás con su coche y arremete contra el vehículo de la Guardia Civil, lesionando a uno de los agentes. Tras el golpe, el todoterreno se da otra vez a la fuga por caminos forestales y se pierde su pista hasta que es localizado por otra patrulla de la Guardia Civil en Bea (Teruel), abandonado. 

¿Te imaginas la condena a la que se expone el conductor de este vehículo? Imagina ahora que los sucesos han ocurrido en Altsasu (por ejemplo) y que los detenidos son miembros de la izquierda abertzale. O que son miembros de un CDR y los sucesos han ocurrido en Granollers. Pues bien, la realidad es que el conductor del vehículo es ni más ni menos que el nieto mayor del dictador Francisco Franco, Francisco Franco Suelves (Francis). Y ha sido absuelto. Tal y como informa El País

El Tribunal Constitucional ha cerrado la puerta al único resquicio que les quedaba a las víctimas del accidente, al no admitir a trámite el recurso de amparo que presentó la Asociacion Española de Guardias Civiles (AEGG)... el Constitucional inadmite el recurso por no apreciar “la especial trascendencia constitucional” que exige la ley para que este tribunal estudie el caso. La decisión supone el carpetazo definitivo al proceso judicial protagonizado por Francis Franco, que fue condenado a 30 meses de prisión por delitos de atentado contra la autoridad y conducción temeraria por un juzgado de lo Penal de Teruel, pero absuelto después por la Audiencia Provincial - El País

Un juzgado de Teruel falló en febrero de 2018 que el conductor era Francis, según el testimonio de uno de los agentes que lo reconoció. Además del testimonio del agente, un informe sitúa en la ruta que esa mañana recorrió el vehículo un móvil que habitualmente utilizaba Francis y otro dictamen reseña la conexión con 29 repetidores de un teléfono que este asegura haberse dejado en una finca que su familia posee en Calatayud. A mayores, también existían testimonios de testigos que vieron a Francis en la zona, como el de un vecino que lo recogió en Bea, donde se abandonó el vehículo. A pesar de todas estas pruebas, tan solo unos meses más tarde la Audiencia Provincial impugnó la decisión y dio por buenos los testigos que indicaban que el nieto del dictador se encontraba en Madrid en el momento de los hechos. 

franco nietos

Resulta realmente difícil creer en la igualdad de todos los ciudadanos ante la justicia al ver casos como este, y más si los comparamos con otros casos en los que los detenidos pasan largas temporadas en prisión preventiva sin pruebas firmes y finalmente son liberados sin cargos. El componente político es evidente en estas situaciones. Al igual que en el caso del nieto del dictador. Después de conducir en dirección contraria sin luces, saltarse un control, escapar 30 kilómetros, encañonar a los agentes y embestirlos con un todoterreno, es absuelto. Duro de digerir. 

 

Comentarios