El hombre más rico del mundo hace una colecta para pagar a sus trabajadores

Jeff Bezos, el dueño de Amazon, ha pedido donaciones públicas en plena crisis del coronavirus para su fondo de ayuda a los trabajadores, destinado a los empleados asociados de la compañía (como los riders). La fortuna estimada de su empresa es de 1 billón de dólares, y Bezos tiene una fortuna personal de 114 mil millones. Y continuará creciendo, puesto que a pesar de las graves condiciones sanitarias, Amazon no deja de exprimir a sus trabajadores sin ningún tipo de protección. A pesar de todo ello, se atreve a pedir a la población ayuda para pagar a sus empleados. 

Amazonvirus
Amazonvirus
El hombre más rico del mundo hace una colecta para pagar a sus trabajadores

Noticias como esta nos traen a la mente otra vez la pregunta: ¿Y si el verdadero virus es el neoliberalismo?. Lo publicaba ayer el diario británico The Independent:

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, se  enfrenta a una reacción violenta de la sociedad después de publicitar un fondo de ayuda para que los ciudadanos puedan hacer donaciones para sus empleados contratados que trabajan durante la pandemia de Covid-19 . 

Captura de pantalla 2020-03-25 a las 11.34.42

El Amazon Relief Fund se creó con 25 millones de dólares de la compañía de comercio electrónico para ayudar a sus "empleados y socios", específicamente a los responsables de la tarea necesaria de entregar todos los productos que los consumidores solicitan en los Estados Unidos. Se enfoca en "apoyar a nuestros asociados de entrega en los EE. UU. Empleados por los proveedores de servicios de entrega, nuestros socios de entrega de Amazon Flex y los asociados que trabajan para el personal de integridad, el personal de Adecco y el personal de RES, y los conductores y miembros del equipo de apoyo de socios de transporte de línea bajo dificultades financieras debido a un diagnóstico de Covid-19 o cuarentena ".

Captura de pantalla 2020-03-25 a las 12.16.16

El negocio por encima de todo

El volumen de negocio de Amazon alcanza cifras estratosféricas. En 2018 la compañía reportó un beneficio de 11 mil millones de dólares (y pagó 0 dólares en impuestos federales). Y a buen seguro en 2020 las cifras serán mucho más altas, puesto que el confinamiento global de la ciudadanía está aumentando el número de pedidos online. El siguiente vídeo sirve para hacernos una idea del tamaño de la fortuna que atesora Bezos:

A pesar de los ingentes beneficios de la empresa, las condiciones de los trabajadores son pésimas, especialmente ahora, debido a la crisis sanitaria. Pero esto no frena a la compañía, que se encuentra en una búsqueda permanente de nuevos modelos de explotación laboral. Por ejemplo, en España los trabajadores de Correos alertaron de que los contagios se estaban disparando entre sus trabajadores, y que antepondrían la salud ante todo. La respuesta de Amazon fue comenzar a tantear el reparto de la mano de particulares a través de Amazon Flex, un nuevo servicio a través del cual particulares pueden realizar las entregas con sus propios vehículos. El salario que pueden llegar a percibir: 56 euros por bloques de cuatro horas. Un sueldo al que hay que restar los gastos en gasolina, por ejemplo. Y obviamente, sin ningún tipo de control sanitario ni de seguridad.

Es evidente que a Amazon no le importa la salud de sus trabajadores, ni de la ciudadanía, ni las condiciones laborales. Solo le interesa aumentar sus beneficios. Otro ejemplo en España: sindicatos denunciaron a Amazon ante la Inspección de Trabajo por no parar la actividad del centro logístico de El Prat (Barcelona) tras un positivo de coronavirus entre los trabajadores. En el centro logístico de Madrid la situación es similar. El centro, que emplea a más de 1.200 personas, ha estado en el punto de mira después de las denuncias de sus sindicatos por las escasas medidas que estaba tomando la empresa para proteger a sus empleados del coronavirus, con al menos cinco personas infectadas y al menos 100 en cuarentena.

Cállate y sigue trabajando

En muchos de los centros de logística de la empresa repartidos por todo el mundo, los trabajadores han preferido cerrar antes que enfermar. La respuesta del magnate Jeff Bezos ha sido una carta publicada en un blog de la compañía este mismo sábado, donde Bezos muestra una claramente fingida preocupación paternalista por sus trabajadores, y que se puede resumir como "¡cállate y sigue trabajando!".

La carta de Bezos comienza con varias afirmaciones sobre lo "agradecido" que está por el "servicio vital" que realizan los trabajadores de envío. Señala que "los esfuerzos de los trabajadores se están notando en los niveles más altos del gobierno", incluido el presidente Trump, y que "no es lo de siempre".

Como una concesión a los trabajadores que protestan por los esfuerzos de Amazon para obtener ganancias adicionales del coronavirus presionando a los trabajadores para que envíen artículos innecesarios, Bezos afirma que la compañía priorizará el envío de "artículos esenciales como productos básicos del hogar, desinfectantes, fórmulas para bebés y suministros médicos".

Tras esto, Bezos escribió: “Gran parte del trabajo esencial que hacemos no se puede hacer desde casa. Hemos implementado una serie de medidas preventivas de salud para empleados y contratistas en nuestros sitios en todo el mundo —desde aumentar la frecuencia e intensidad de la limpieza hasta ajustar nuestras prácticas en los centros de cumplimiento para garantizar las pautas recomendadas de distanciamiento social". Ni mascarillas, ni protocolos especiales, ni ningún tipo de medida mas allá del aumento de la limpieza se han tomado para evitar los contagios y proteger a sus trabajadores, lo que demuestra que esta carta no es más que otro ejemplo de la desfachatez de Bezos y Amazon y su poco respeto a la clase trabajadora. 

Comentarios