#BlueLeaks: hackers filtran 10 años de datos del FBI y la policía estadounidense

El grupo de hacktivistas Distributed Denial of Secrets, en colaboración con Antifa y Anonymous, han filtrado más de diez años de información de centros de inteligencia del gobierno de Estados Unidos y de las fuerzas del orden a nivel federal, estatal y local. Los hackers aseguran que esta filtración contiene miles de documentos confidenciales, incluyendo nombres, domicilios o números de teléfono de agentes de la ley, lo que podría ser un llamamiento a la violencia contra dichos agentes tras las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que han sacudido el país las últimas semanas.
#BlueLeaks: hackers filtran 10 años de datos del FBI y la policía estadounidense

El activismo cibernético se ha convertido en una de los más importantes campos de batalla contra el actual sistema. Desde la organización de actos y manifestaciones, hasta la revelación de documentación confidencial, los grupos de hacktivistas han logrado poner contra las cuerdas en más de una ocasión a grandes gobiernos y corporaciones de enorme poder. 

Ahora, y coincidiendo con las protestas contra el racismo y la violencia policíal provocadas por el asesinato de George Floyd, el colectivo DDoSecrets ha publicado un tesoro de 269 gigabytes de datos policiales y del FBI, incluidas bases de datos policiales, correos electrónicos, archivos de audio y vídeo y documentos de inteligencia. Esta colección de datos de más de un millón de archivos, denominada 'BlueLeaks', fue extraída por Anonymous, y fue lanzada el 19 de junio, la fiesta que conmemora en Estados Unidos la emancipación de los esclavos de Estados Unidos de 1865.

Utilizando cuenta de Twitter, DDoSecrets comenzó a compartir algunos enlaces que redirigen a los usuarios a estos documentos. DDoSecrets afirma que la filtración contiene más de 269 GB procedentes de múltiples fuentes. Puedes acceder a su contenido en esta web

En una de las publicaciones realizadas en Twitter, DDoSecrets afirma que uno de los documentos contiene detalles sobre supremacistas blancos que han organizado actos de violencia haciéndose pasar por asociaciones anarquistas durante el movimiento Black Lives Matter.

Junto con una base de datos que se puede buscar por número de credencial de oficial, la filtración seguramente proporcionará nuevos detalles sobre las tácticas de aplicación de la ley en respuesta a las protestas en curso de George Floyd, y los usuarios ya descubrieron que el FBI presuntamente monitorea todos los tweets relacionados con el manifestaciones y entrega información relevante a los departamentos de policía locales.

Lo que más preocupa a las autoridades norteamericanas es que gran parte de esta filtración se compone de archivos con información personal de miles de agentes, incluyendo nombres, domicilios o números de teléfono, lo que podría ser un llamamiento a la violencia contra dichos agentes.  

Comentarios