Europa: de la indiferencia a la normalización del mal

La crisis humanitaria iniciada en 2015 originó en la Unión Europea una cadena de tensiones geopolíticas y el auge de gobiernos populistas, ante la indiferencia de unos ciudadanos absortos ante tantos sucesos a su alrededor. 5 años después, ese mismo drama está siendo utilizado por Turquía como chantaje ante una Unión Europea petrificada y una ciudadanía que ha cambiado la indiferencia por la normalización del mal en su territorio, como hemos podido observar este trágico fin de semana en Grecia. Guardacostas hundiendo pateras, bandas de fascistas descontrolados, policías gaseando niños... y la Unión Europea felicita a Grecia por "ser el escudo de Europa en estos momentos", dando por hecho ya que los migrantes son enemigos que debemos repeler. 

Campo de refugiados de Idomeni (Grecia). Foto: Juan Teixeira
Campo de refugiados de Idomeni (Grecia). Foto: Juan Teixeira
Europa: de la indiferencia a la normalización del mal

Hace ya 9 años que comenzó la guerra en Siria. Desde aquella trágica primavera de 2011, gran parte del país ha sido devastado. Según el Observatorio Sirio de Derechos humanos, 500.000 personas han perdido la vida desde entonces, y 5,6 millones de sirios se han convertido en refugiados fuera de sus fronteras. Internamente, hay más de 6 millones de desplazados, de los cuales el 80 % vive en situación de pobreza y más de 13 millones necesitan ayuda humanitaria urgente para reconstruir sus vidas. Las cifras son escandalosas. Sin embargo, la respuesta europea a este terrible drama ha sido la indiferencia y la omisión de socorro. Y ahora estamos entrando en la fase del ataque directo contra estas personas. 

Tras huir de una guerra, los refugiados se enfrentan a una dura travesía por mar que ha segado la vida de miles de personas que ahora descansan en el fondo del Mediterráneo, ese mar que fue en su momento cuna de la civilización y que ahora es testigo de su decadencia. Tan solo durante el 2019, 665 personas murieron intentando llegar a España por mar. 

La empatía es un bien escaso hoy en día, sin embargo recomiendo que hagan el esfuerzo de ponerse por un segundo en la piel de alguien que se ve obligado a abandonar su hogar por una guerra, que se lanza al mar con sus hijos en una patera, y que es recibido del siguiente modo: 

Podríamos pensar que estos despreciables actos son realizados tan solo por contados energúmenos. Sin embargo la realidad nos muestra que hay algo más que eso. Las propias autoridades se dedican a jugar con la vida de las personas que escapan de la muerte. Esta misma mañana un niño ha sido asesinado tras hacer volcar otra embarcación el bote en el que viajaba con otros 48 migrantes y refugiados ante las costas de la isla griega de Lesbos. Las autoridades griegas también se dedican a forzar la situación y poner en peligro la vida de estas personas en lugar de ayudarlas. Las siguientes imágenes son muestra del alto nivel de putrefacción al que puede llegar el ser humano. Cabe recordar que los agresores son los guardianes oficiales de Europa y representan en cierto modo sus valores: 

Y esto no es todo. Una vez sorteadas las patrullas marítimas que intentaban hundirlos y a los fascistas que los increpaban y agredían en puerto, los refugiados tuvieron que enfrentarse a la policía griega, que (bajo órdenes de la UE) se dedicó a atacar a unos 400 refugiados que hoy mismo han llegado a Lesbos. La ONU lleva meses pidiendo la evacuación urgente de familias y personas enfermas del campamento de refugiados de Moria, puesto que las condiciones sanitarias son "alarmantes" y el hacinamiento ha llegado a límites muy peligrosos. Desde julio la población de este campo ha pasado de 5.000 a 20.000 personas. Una situación totalmente insostenible. 

Debido a la decisión de Turquía de utilizar como herramienta de chantaje a los refugiados y "abrir el grifo", estas cifras se pueden disparar en próximas fechas. Sin embargo, la UE sigue inmóvil y su única respuesta son los gases lacrimógenos y las porras. A pesar de la inhumana respuesta de las fuerzas de seguridad griegas, la UE se ha lanzado a felicitarlos. Aunque parezca increíble, la Presidenta de la Comisión Europea ha declarado hoy mismo lo siguiente: "Agradecemos a Grecia ser EL ESCUDO de Europa en estos momentos". Ante una peligrosísima escalada del fascismo en territorio europeo, ante todas las inhumanas agresiones a personas migrantes y ante la total falta de un plan migratorio digno, la UE felicita a Grecia por ser "su escudo", dando por hecho que los migrantes suponen un ataque que debemos repeler. 

Si por si todo esto fuera poco, este fin de semana en Lesbos hemos asistido a una cacería de bandas fascistas que se dedicaron a extender el odio y propinar palizas a refugiados, voluntarios de ONGs y periodistas, además de incendiar un centro de ACNUR y montar "checkpoints" por la isla, decidiendo quien podía pasar y quien se llevaba unos guantazos. Todo con total impunidad y beneplácito de las fuerzas de seguridad griegas.

El paso de la omisión de socorro a un necesitado, a la agresión al necesitado es algo terrible, pero que está sucediendo en nuestras fronteras ahora mismo. Si hacemos el ejercicio de viajar al futuro 100 años, y si el ser humano sigue existiendo, los que estudien esta época seguramente se quedarán impresionados con la falta total y absoluta de humanidad, confundiéndonos posiblemente (y con razón) con el III Reich. 

Comentarios