ACTUALIDAD

Barcelona tras la sentencia del Procés

Catalunya ha vivido en los últimos años las más grandes y continuadas movilizaciones pacíficas que se recuerdan en el estado español. Se esté de acuerdo o no con el proceso independentista, resulta indiscutible y encomiable la continua lucha del pueblo catalán (o parte de él) por unos ideales. Ideales que tras la sentencia del Procés ya no son tan solo independentistas, sino que gran parte de los involucrados aseguran que se trata de defender los derechos democráticos básicos y la libertad de expresión.
Gran parte de las más de 500.000 personas que han participado en la gran manifestación del 25 de octubre, lo hicieron con una voluntad de cambio social y por responsabilidad en su participación en el referéndum, razón por la cual sus representantes políticos se enfrentan a durísimas penas de prisión.

Esta situación ha provocado que la violencia haya comenzado a formar parte por primera vez del juego independentista. El estado español sabía que la dureza de las condenas tendría respuesta en las calles, y así fue. A pesar del espectacular despliegue policial, los manifestantes fueron los dueños de la calle durante varias noches.
A pesar de las crudas imágenes, cabe recordar que la práctica totalidad del movimiento independentista ha sido y es pacifista. Desde EULIXE, y tras 10 días siguiendo los disturbios, consideramos que aquellos que recurren a la violencia (además de las fuerzas de seguridad del estado) son una minoría, y más cercanos a movimientos antisistema que independentistas. En su mayoría jóvenes indignados con el régimen del 78 que gobierna el estado español, y que ya no es aceptable para muchos.
Una situación a la que se llega por la total imprudencia de muchos dirigentes políticos de ambos bandos, que continuaron echando gasolina a la hoguera para obtener beneficios políticos, a costa de quemar todo el monte.

Estas imágenes son una muestra aleatoria y personal de lo vivido en la capital catalana tras la sentencia del Procés.

 

Barcelona tras la sentencia del Procés